26 July 2012
Comments: Comments Off

Ácidos húmicos

Los Ácidos Húmicos son moléculas complejas orgánicas formadas por la descomposición de materia orgánica. Estos influyen directamente en la fertilidad del suelo, a la vez que contribuyen significativamente a su estabilidad, incidiendo en la absorción de nutrientes y como consecuencia directa, en un crecimiento excepcional de la planta.

Destacar que cuando nos referimos a los ácidos húmicos, en muchas ocasiones generalizamos en sus dos componentes principales: los ácidos húmicos y ácidos fúlvicos. Es así por su connotación universal con el ‘Humus’.

Abonos con Ácidos húmicos

¿Dónde se encuentran los ácidos húmicos?

Los ácidos húmicos pueden encontrarse de forma más o menos elevada en todos los suelos, como consecuencia directa de la descomposición de los vegetales.

Loa ácidos vinculados con el humus se pueden fraccionar por extracción en humina, ácidos húmicos, ácidos fúlvicos y ácidos úlmicos. Sus sales se conocen como humatos, fulvatos y ulmatos y son los ácidos húmicos forman el centro biológico del humus.

Su proporción en el suelo es variable ya que depende de las características del mismo. Así, podemos encontrar suelos simplemente con trazas de ácidos húmicos, hasta suelos denominados de lignito blando en el que se hallan ácidos húmicos de una concentración superior al 80%. El término técnico del lignito blando está considerado internacional Leonardita.

Los ácidos húmicos derivados de Leonardita son muy estables, siendo su grado de oxidación y el de sus componentes más uniformes. Jiloca Industrial Jisa, sólo utiliza los mejores Ácidos Húmicos para la fabricación de sus fertilizantes agrícolas.

¿Cuáles son los beneficios de los ácidos húmicos?

Con el tiempo y el exceso de fertilización mineral en los campos de cultivo, la materia orgánica disponible en ellos disminuía continuamente. Fruto de ello, aparecieron diferentes problemas como la salinización, la calcificación de los suelos, la disminución de su fertilidad, la destrucción de los microorganismos útiles, un incremento de la erosión y desertificación, más enfermedades, e incluso una acumulación de residuos tóxicos en ellos, derivada entre otros de la aplicación de ejemplo herbicidas en los suelos.

Fertilizantes con ácidos húmicos para el olivo

Con la acumulación de los ácidos húmicos, no sólo los fertilizantes tipo NPK son más eficaces, sino que se puede reducir notablemente su aplicación manteniendo el mismo rendimiento.

¿Qué efectos tienen los ácidos húmicos en los suelos?

En los suelos pesados arcillosos ayudan a airearlos y mejorar su estructura, aumentando su permeabilidad.

En los suelos ligeros y arenosos, con escasez de materia orgánica, los ácidos húmicos impregnan las partículas de arena, incrementando la capacidad de intercambio catiónico (CIC) y aumentando la capacidad de retención de agua evitando la pérdida de nutrientes por lixiviación.

En los suelos ácidos tienden a neutralizarlos. Con ello, los ácidos húmicos fijan e inmovilizan en gran medida ciertos elementos tóxicos en medios ácidos como son el aluminio y metales pesados, reduciendo su toxicidad.

En el caso de suelos alcalinos, permite gracias a la formación de complejos, que los ácidos húmicos amortigüen el alto pH y como consecuencia permita que los elementos macro y oligoelementos, puedan estar en forma disponibles para las plantas.

En los caso de suelos muy secos, los ácidos húmicos tienden a aumentar la capacidad de retención de humedad del suelo. Así, tras cada riego o lluvia, las plantas disponen de más humedad durante más tiempo.

Los ácidos húmicos aplicados sobre suelos salinos, gracias a la alta capacidad de intercambio catiónico de este tipo de ácidos, se liberan elementos como el Calcio y el Magnesio por ejemplo, cationes que se unen y forman quelatos.

Como consecuencia indirecta, cuando se aplican los ácidos húmicos sobre suelos sometidos a la erosión, esta se ve reducida considerablemente por un aumento de la formación radicular de las plantas existentes sobre él, y por los complejos estabilizantes que se crean con las arcillas y el humus.

¿Qué efectos tienen los ácidos húmicos sobre las plantas?

Los efectos que provocan los ácidos húmicos sobre las plantas tienen lugar en muchos aspectos de la misma. Por ejemplo, aplicando una solución diluida de humato sobre ellas antes de la siembra, estimula las membranas celulares, sus actividades metabólicas y con ello su poder germinativo.

En las raíces aumenta su capacidad de absorción de elementos nutritivos, que junto con el incremento de la fotosíntesis de sus hojas, aumenta el vigor y productividad.

La incidencia de los ácidos húmicos sobre los frutos o semillas, aumenta su riqueza en materia seca, mejorando factores organolépticos, conservación y transporte.

También posee influencias sobre el estado de sanidad de las plantas, ya que los ácidos húmicos favorecen la actividad y vigor de las plantas y con ello su fortaleza ante problemas fitosanitarios. Sin olvidar que estimulan la actividad de microorganismos útiles en el suelo y ayuda a un equilibro biológico más natural alrededor del sistema radicular de la planta.

Ácidos húmicos para cultivo hidropónico

¿Dónde se pueden aplicar los ácidos húmicos?

Los ácidos húmicos, gracias a las diferentes formas de formulación, pueden ser aplicados para el enriquecimiento de sustratos comerciales, en el tratamiento de semillas para mejorar su germinación, etc.

Están indicados tanto para ser aplicados en fertirrigación en cultivos hidropónicos como directamente en el campo en cultivos tradicionales, ya sea mediante el riego (fertirrigación) como extendido sobre el terreno. Para cada ocasión, existe el formulado rico en ácido húmico más adecuado.

Así, los ácidos húmicos pueden ser aplicados de forma foliar, directamente al suelo o mediante el agua de riego.

En cuanto a tipos de suelo, pueden ser aplicados en cualquier tipo: pesados arcillosos, ligeros arenosos… así como aquellos con bajo contenido de materia orgánica o que necesiten ser mejorados por problemas de erosión.

Comentarios cerrados.